Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Como quitar una mancha de aceite

Las manchas de aceite pueden suceder de un momento a otro, a pasado a la mayoría de la población, por eso hoy les traigo un mételo sencillo para quitarlo.

Necesitaremos lo siguientes:

  • Papel Toalla
  • Bicarbonato de sodio
  • Cepillo dental (no es necesario que sea nuevo)
  • Líquido Lavavajillas

  1. Limpia el exceso de aceite de cocina con un papel toalla. Procura usar un papel toalla blanco y limpio, si no correrás el riesgo de teñir la prenda.
  2. Cubre la mancha con bicarbonato de sodio. Aplica una buena capa gruesa. Si no tienes bicarbonato de sodio, prueba usando un poco de fécula de maíz.
  3. Deja que el bicarbonato de sodio actúe de 30 a 60 minutos y luego frótalo con un cepillo dental. Mientras frotas el bicarbonato de sodio, podrías ver que se forman grumos. Esto se debe a que el bicarbonato de sodio ha absorbido el aceite. El bicarbonato de sodio incluso puede adoptar el color del aceite de cocina.
    • Al final, tendrás residuos de bicarbonato de sodio, pero no te preocupes, porque es normal y saldrá con agua.
    • Es probable que tengas que repetir el paso de bicarbonato de sodio para manchas muy difíciles. Solo añade más bicarbonato de sodio, espera de 30 a 60 minutos más y luego restriégalo.

  4. Vierte un poco del líquido lavavajilla sobre el bicarbonato de sodio. Haz que el líquido lavavajilla se impregne en el bicarbonato de sodio con tus dedos. Pero recuerda que solo debes aplicar una capa fina de líquido lavavajilla. Si el líquido lavavajilla se absorbe en la tela, solo añade más.
  5. Lava la prenda en la lavadora. Sigue las instrucciones de la etiqueta de cuidados. El agua caliente ayuda a quitar las manchas de aceite, pero no todo puede lavarse con agua caliente. Prueba a añadir de 1/2 a 1 taza (de 120 a 250 ml) de vinagre blanco al ciclo de lavado. Así, el detergente será incluso más efectivo.
  6. Asegúrate de que la mancha haya sido eliminada por completo antes de usar la secadora. Si la mancha sigue allí cuando pones la prenda en la secadora, corres el riesgo de fijar la mancha. Trata de quitarla otra vez. Si no puedes, pon la prenda a secar al aire y llévala a una tintorería profesional.

haz clic para copiar mailmail copiado