En la limpieza de comunidades en Majadahonda, una de las tareas básicas es reducir el número de ácaros presentes en las superficies. Se trata de organismos microscópicos presentes de forma natural en el polvo, pero también en prendas, tejidos o piel; y, sobre todo, en tapicerías, alfombras, colchones y almohadas.

Si queremos prevenir problemas de salud y que los efectos de una profunda limpieza de comunidades en Majadahonda sean duraderos, hemos de poner especial atención a estos puntos:

1. Uso de aerosoles antiácaros. Se trata de químicos de fácil acceso y adquisición que matan ácaros sin eliminar sus restos, por lo que requieren una limpieza posterior.

2. Ventilación. Es recomendable abrir las ventanas al menos 30 minutos diarios para permitir la ventilación y renovación de aire en las estancias del hogar (en especial, en los dormitorios). 

3. Evitar moquetas y alfombras. Si no es posible, hay que realizar una correcta limpieza periódica de ellas.

4. La humedad del hogar. Es aconsejable mantener la humedad de la vivienda por debajo del 50 %. Podremos servirnos de humidificadores y aparatos de aire acondicionado.

5. Limpieza de sábanas y colchones, unos de los lugares más frecuentes de refugio de los ácaros. Es recomendable cambiar las sábanas una vez por semana y su lavado debe realizarse a más de 60º. Airear los colchones cada mes o cada dos semanas previene también la aparición de ácaros.

6. Limpieza del polvo. Deberá ser frecuente y mediante el uso de trapos húmedos y aspirador. No conviene el uso de plumeros o paños secos.

La eliminación completa de los ácaros no es posible. Sin embargo, una disminución drástica de su presencia en el hogar nos ayudará a prevenir irritaciones y picores en la piel, problemas respiratorios, alergias, dermatitis, etc.

Si en tu comunidad necesitas ayuda para deshacerte de estos pequeños y molestos seres, Solventa te ayudamos.